Sordera y vértigo
Linkedin de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Slide share de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Twitter de Sordera y vértigo

Audífonos

            Introducción

            Tipos

            Tecnologías

            Medidas de los audífonos

            Conclusiones

           

 

Introducción    

Los audífonos son aparatos que constituyen una ayuda inestimable para quienes padecen una pérdida de audición que no puede ser tratada con medicamentos o cirugía y requieren  del uso de amplificación.

 

No es sólo necesario oir mejor sino oir lo mejor posible dependiendo de las necesidades acústicas que requiera cada caso. Por ello se recurre a pruebas y sistemas cada día más sofisticados que  permiten la mejor prescripción, adaptación y verificación de los audífonos.

 

Una vez que el otorrinolaringólogo ha diagnosticado el problema auditivo del niño,  conocido el tipo y grado de pérdida auditiva, y una vez que éste aconseja el uso de audífonos se debe proceder sin más  tardanza a la adaptación de los mismos. Observarán que utilizamos generalmente el plural al hablar de audífonos ya que siempre que sea posible deberá utilizarse un audífono para cada oído; este tipo de amplificación se llama binaural.

 

La audición es más natural y el oír  a través de los dos oídos con estereofonía ofrece grandes ventajas:

 

  • Los dos oídos son estimulados y éstos a su vez suministran información a los dos hemisferios cerebrales, lo que permite un desarrollo óptimo de las capacidades cerebrales.
  • Mejora la discriminación del lenguaje, sobretodo en ambiente ruidoso, uso de otros idiomas.
  • Al percibir un sonido por los dos oídos, este sonido se percibe de 3-5 dB más intenso que si se oyera por un solo oído. Este efecto llamado de “sumación” es especialmente importante cuanto mayor sea la pérdida de audición.
  • Posibilita la localización de los sonidos.

 

Todos los audífonos independientemente de su forma y tecnología tienen básicamente cuatro elementos:

 

  • El micrófono, que convierte la energía acústica en energía eléctrica.
  • El amplificador, que procesa y amplifica el sonido.
  • El auricular, que convierte las señales que provienen del amplificador en sonidos audibles.
  • La pila, que es la fuente de energía del audífono.

 

 

 

Tipos de audífonos

 

En cuanto al tipo de audífonos podemos encontrar gran variedad de marcas y modelos siendo en general los más frecuentes:

 

Audífonos retroauriculares 

 

Son los que van colocados detrás de la oreja o pabellón auricular. Son audífonos muy versátiles en cuanto a los tipos de circuitos y niveles de amplificación, pudiendo adaptarse casi en cualquier grado de pérdida de audición.  Este tipo de audífono puede incorporar todas las opciones posibles (p.e., bobina de teléfono, dispositivo de audio que permite la utilización de sistemas de FM, dos micrófonos, etc.). Por su diseño, resistencia y gran versatilidad los audífonos retroauriculares están especialmente recomendados en niños.

 

Los audífonos retroauriculares requieren de un molde o de un adaptador que transmite el sonido amplificado al oído. En niños pequeños se necesitarán además dispositivos como cordones, diademas, cintas, etc., para sujetar el audífono.

 

Los moldes se confeccionan a medida en materiales blandos (silicona) en el caso de los niños, ya que evitan las lesiones del oído por golpes, además de incluir las modificaciones físico-acústicas que se requieran en función de las características de la pérdida auditiva. En bebés se utilizan moldes duros (acrílico) para que mantengan su apertura al introducirse en conductos auditivos tan estrechos.

 

Audífonos intracanal e intraauricular   

 

El audífono intracanal va acoplado en el canal o conducto auditivo y el audífono  intraauricular, un poco más grande, se acopla al canal y parcialmente al pabellón auricular u oreja. Ambos tipos de audífonos se realizan a medida. 

 

Los audífonos intracanal e intraauricular no son aconsejables para niños, los niños deben usar audífonos retroauriculares. Las razones son tan simples como obvias: la primera y fundamental es que los “intras” se adaptan dentro del oído, su material es duro y sus componentes miniaturizados. Cuando hablamos de los moldes hemos dicho que, menos en bebés, en niños deben ser blandos para evitar lesiones por golpes; basta imaginar lo que ocurriría si un niño se golpeara un oído llevando uno de estos audífonos y éste se rompiera en el interior del oído pudiendo lesionarlo. La segunda razón se debe a que el crecimiento de los niños obliga a adecuar la forma y tamaño del audífono al oído del niño a medida que éste crece. Si es un retroauricular se hace un nuevo molde y mientras éste se fabrica el niño sigue utilizando su audífono con el molde “viejo” sin prescindir en ningún momento de su amplificación. Un “intra” tiene que ser enviado completo al laboratorio para que sustituyan la “cápsula” por una nueva; el niño permanecería durante este tiempo sin audífono. También existe una razón económica: es mucho más barato un molde nuevo que una cápsula nueva.

 

En caso  de que la pérdida de audición, el tamaño del canal auditivo y sobre todo la edad del niño lo permitan, la decisión de cambiar de audífonos retroauriculares a “intras” deberá tomarse en relación a las necesidades y características de cada niño en  particular.

 

 

Tecnologías

 

Actualmente existen  tres tecnologías diferentes de fabricación de audífonos:

 

analógica, programable y digital.

 

Tecnología analógica

 

Se caracterizan por la amplificación electroacústica de las ondas sonoras, sus  características  vienen predeterminadas por el fabricante admitiendo modificaciones  mediante controles de ajuste manual. El circuito amplificador responde de forma fija y sólo varía en función de la limitación de salida que se fije en la adaptación.

 

Tecnología semi-digital o digitalmente programable

 

Son  audífonos de amplificación analógica programables mediante un sistema computarizado en lugar de manualmente, ofreciendo mayor flexibilidad que los audífonos analógicos convencionales. Pueden disponer de varias memorias que permiten adecuar la respuesta del audífono al ambiente acústico al ser accionadas por el paciente.   

 

Tecnología digital

 

El desarrollo del procesamiento digital del sonido ha supuesto un avance extraordinario en la efectividad y confort de los audífonos.

 

Los audífonos digitales transforman las señales acústicas en un código matemático binario que representa la señal original (conversión analógica-digital), operando a gran velocidad gracias a microprocesadores cada vez de menor tamaño. La respuesta de estos audífonos es de mayor calidad (alta fidelidad, reducción del ruido de fondo, adaptación automática a las condiciones ambientales, etc) y versatilidad que los anteriores ya que admiten mayor flexibilidad en su programación como consecuencia del número de bandas y canales que utilizan para el procesamiento digital de las señales acústicas.

 

Aunque son los audífonos más caros, su alto rendimiento y versatilidad hace que sean los más indicados en las adaptaciones infantiles. Las diferencias de precios que existen entre unos audífonos digitales y otros se basan fundamentalmente en las prestaciones que incorporen para el procesamiento de la voz y del ruido, adaptación automática a los sistemas de FM, software para teléfono, potencia, etc.

 

Medidas de los audífonos

 

Algunas de las medidas que utilizamos para valorar el rendimiento de los audífonos se mencionan a continuación.

 

Análisis de las características electroacústicas del audífono.

 

Dependiendo del tipo de audífono se determina el rango de amplificación mediante curvas de respuestas a diferentes estímulos sonoros en un oído artificial estándar o acoplador, determinando el grado de pérdida auditiva que puede corregir. La respuesta del audífono se selecciona para corregir un déficit auditivo determinado que deberá ser verificado posteriormente de forma individualizada.  

Medidas reales de la respuesta de un audífono.

 

 

Método de verificación para la adaptación de audífonos, basado en medidas con micrófono-sonda colocado en el conducto auditivo externo del paciente junto al audífono verificando el rendimiento o respuesta real individualizada de este en condiciones de uso habitual. 

 

Medidas de la diferencia entre oído real y acoplador.

 

La diferencia entre oído real y acoplador (RECD), como se utiliza en el  método DSL (Desire Sensation Level o Nivel de Sensación Deseada, desarrollado por Seewald y cols.), se define como la diferencia en dB de la respuesta en frecuencias medida en el oído real y de la respuesta en frecuencias medida en el acoplador. Los valores de RECD varían en función de la edad y la frecuencia. Aunque disponemos de valores promedio de RECD por grupos de edad, éstos no son ni mucho menos tan exactos como el uso de las mediciones individuales.

 

La medición de la RECD permite convertir de manera segura la información de la evaluación audiológica obtenida con auriculares de inserción de dB HL a dB SPL (a nivel del canal auditivo) para utilizarla en el proceso de selección y adaptación de audífonos. La RECD permite conocer la diferencia entre la salida en el oído real y la salida en el acoplador de 2cc que se utiliza en el proceso de la adaptación y verificación de audífonos.

 

El método DSL permite la adaptación y verificación de audífonos de la forma más objetiva posible.  

 

Métodos computarizados de adaptación de audífonos.

 

Constituyen un método muy útil para la selección y adaptación de audífonos digitales en auge en la actualidad permitiendo el procesamiento de los resultados del estudio  audiológico del paciente para la obtención o preselección del audífono y para su calibración más adecuada en cada caso individual. Dichas características acústicas deberán verificarse con otras medidas objetivas y subjetivas que confirmen el rendimiento del audífono en condiciones de uso. 

 

 

Medidas del rendimiento del audífono en campo libre.

 

Medida de la ganancia funcional o amplificación que proporciona el audífono comparando el resultado con y sin audífono en un entorno tratado acústicamente y utilizando las pruebas audiométricas (tonales y verbales) adecuadas a cada edad y nivel de desarrollo.

 

Linkwww.sorderayvertigo.com, DOCENCIA, Acceso conferencias, Jueves 21, 16:45 y 17:30 – Protocolo de adaptación de audífonos en niños. Richard Seewald

 

 

Conclusiones

 

Sea cual sea el audífono que se elija, la marca, el modelo, la tecnología, etc., lo más importante es que el audífono este perfectamente adaptado a las necesidades acústicas que requiera cada caso para proporcionar al niño la mejor audición posible.

 

Dada la variabilidad de tamaño y forma de los oídos infantiles y la modificaciones acústicas en el comportamiento de los audífonos que ello implica, es recomendable y podríamos decir que imprescindible utilizar el método más objetivo e individualizado posible para adaptar audífonos en bebés y niños pequeños.

 

Los audífonos digitales suponen una enorme diferencia en relación a la calidad de audición de los niños con problemas auditivos ya que, junto con las ayudas técnicas, proporcionan una mejor discriminación de la palabra con una distorsión mínima lo que evitará o minimizará las consecuencias de la pérdida auditiva.