Sordera y vértigo
Linkedin de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Slide share de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Twitter de Sordera y vértigo

Cómo se diagnostica el vértigo y el desequilibrio

El vértigo es el síntoma fundamental secundario a una alteración del sistema vestibular, el cual prorporciona información relacionada con la orientación espacial. 

 

Dicha información coincide con la de los sistemas visual y somatosensorial a nivel cerebral donde es analizada, dando lugar a una sensación subjetiva de posición en el espacio (orientación espacial), a movimientos oculares encargados de mantener las imágenes del entorno estables en la retina (estabilidad ocular) y a movimientos corporales encargados de mantener el cuerpo estable de pie (estabilidad postural o equilibrio).

 

El diagnóstico de pacientes con alteraciones de la orientación espacial y del equilibrio o con vértigo, se basa en el estudio de los síntomas y signos clínicos relacionados con dichas alteraciones, disponiendo de los siguientes procedimientos:  

 

 

         Historia clínica

                        Exploración clínica

                        Pruebas vestibulares

                        Potenciales vestibulares

                        Posturografía dinámica

                        Pruebas complementarias

 

       

Historia clínica

Se basa en una relación de preguntas basadas en un cuestionario sistematizado con el que se identifica y estudia el motivo de la consulta incluyendo sus características  y  factores relacionados: tipo de mareo, evolución, causas desencadenantes,  síntomas asociados y factores predisponentes.

 

La historia clínica proporciona información de mucho valor para obtener una primera impresión clínica sobre el posible origen de la lesión y seleccionar las pruebas objetivas y estudios complementarios a realizar para llegar a un diagnóstico lo más precoz posible.

  

 

Exploración clínica

Se realiza a continuación de la historia clínica y, además de la exploración de ambos oídos (otoscopia), se centra  fundamentalmente en la inspección visual de los mecanismos vestibulares que controlan los movimientos oculares y corporales que mantienen la estabilidad ocular y el equilibrio.

 

 

 

En la actualidad la inspección visual de los movimientos oculares la realizamos con un método muy sensible que utiliza micro-cámaras de video denominado video-oculoscópia,  con el que valoramos tanto movimientos oculares espontáneos como provocados por determinados estímulos (p.e., prueba de vibración mastoidea). La exploración de movimientos oculares espontáneos o provocados en vaivén o nistagmo constituye una parte fundamental de la exploración de pacientes con lesiones vestibulares.  

 

 

Pruebas vestibulares

Mediante las pruebas vestibulares valoramos si la función vestibular es o no normal, el grado de simetría en las respuestas entre ambos lados y, en caso de lesión vestibular, si ésta afecta a uno o a ambos.  

 

                              

 

 

 

 

La pruebas vestibulares registran y miden varios parámetros de los movimientos oculares tanto espontáneos (p.e., nistagmo espontáneo) como en respuesta a determinados estímulos laberínticos (p.e.: nistagmo producido por cambios de temperatura en el CAE utilizando agua o aire mediante la prueba calórica; nistagmo producido por rotaciones de la cabeza mediante la prueba rotatoria). Comparando las diferencias en la intensidad de las respuestas entre ambos lados.

 

 

 

 

Además incluyen el estudio del nistagmo y del vértigo posicional provocado por cambios de posición de la cabeza mediante las pruebas posicionales. Estas pruebas se realizan mediante la video-nistagmografía (VNG) computarizada, técnica que utiliza microcámaras de video y programas informáticos que permiten el análisis y cuantificación de los movimientos oculares espontáneos, el de los movimientos oculares provocados por estímulos laberínticos y el de los movimientos oculares relacionados con el sistema visuo-oculomotor  o pruebas visuo-oculomotoras

 

 


vHIT (Video Head Impulse Test): prueba de impulso cefálico cuantificada

El vHIT (Video Head Impulse Test) o prueba de impulso cefálico cuantificada, permite realizar la prueba clínica del impulso cefálico mediante una microcámara de video de alta velocidad y con la ayuda de giroscopios integrados y un sistema de registro comparar la velocidad del movimiento ocular con el de la cabeza. Ello permite cuantificar la relación entre ambos movimientos detectando diferencias anormales y además, registrar movimientos oculares anómalos que aparecen en pacientes con lesiones vestibulares.

 

 

                     

 

 

         

 

 

Potenciales evocados vestibulares miogénicos (PEVM)

Es una prueba  reciente  que complementa la información de las pruebas vestibulares convencionales, que  estudian la función vestibular relacionada con el nervio vestibular superior, ampliándola al estudio de la función vestibular relacionada con el nervio vestibular inferior.

 

 

La prueba se basa en el registro de la actividad  del músculo esternocleidomastoideo (localizado en el cuello) trasmitida a través  del sáculo y del nervio vestibular inferior tras estimular el oído con un sonido intenso.

 


 

 

Posturografía dinámica computarizada

Permite medir el equilibrio de pie, cuantificando las oscilaciones y desviaciones corporales en diferentes condiciones que evalúan la contribución de los mecanismos  vestibulares junto con los mecanismos visuales y somatosensoriales al mantenimiento del equilibrio. 

 

 


Además de medir la habilidad o capacidad para mantener el equilibrio de pie identificando el déficit funcional en pacientes con alteraciones del equilibrio, la posturografía dinámica (PD) es una prueba también útil para monitorizar la evolución de la alteración del equilibrio, ya sea espontánea o en respuesta a algún tratamiento. 

 

                                                                                                                             

  

    Diagnóstico del vértigo y desequilibrio: pruebas

 

SISTEMA                                PRUEBAS                                                                  METODOLOGIA

 

Vestibular                         Calórica, rotatoria,   posicionales               Videonistagmografía  computarizada

                                                   Impulso cefálico                                                              vHIT

                                                           cuantificado

                                                 Potenciales evocados                                   Sistema de estimulacion

                                              vestibulares miogénicos                                     y registro de PEVM

                                                              (PEVM)

 

Visual                                      Seguimiento, sacadas,                                       Videonistagmografía

                                                    nistagmo optocinético                                          computarizada

 

Somatosensorial               Posturografía o  equilibriometría               Posturografía dinámica  computarizada 
Visual          

Vestibular

 

Pruebas complementarias

El estudio de pacientes con vértigo puede ampliarse mediante pruebas o estudios complementarios cuando se consideran indicados, siendo las más frecuentes: la evaluación audiológica, los estudios mediante imagen o radiológicos y los análisis de laboratorio o analítica.

 

Evaluación audiológica

La evaluación audiológica incluye una serie de pruebas audiométricas que complementan las pruebas vestibulares ampliándolas al estudio de la audición (p.e.: audiometría tonal y verbal, potenciales evocados auditivos de tronco cerebral, etc.), siendo de gran ayuda para el diagnóstico de determinadas lesiones que afectan tanto a los órganos del equilibrio como a los de la audición (p.e.: enfermedad de Menière, neurinoma del nervio acústico, etc).  

 

 

 

 

 

 

Estudios radiológicos

Los estudios mediante imagen o radiológicos, y en especial  la resonancia magnética nuclear (RMN) y  la tomografía axial computarizada (TAC) son de gran ayuda para el diagnóstico, ya sea confirmando la existencia de lesiones o excluyéndolas. La  primera es especialmente útil para el estudio de pacientes con vértigo y se complementa con la segunda dependiendo de las características de las lesiones (p.e.: lesiones que afectan a las estructuras óseas del peñasco). 

 

Analítica

La analítica incluye la posibilidad de realizar diversos análisis de laboratorio sobre todo en pacientes con factores de riesgo o especialmente predispuestos a presentar trastornos  hematológicos, bioquímicos, inflamatorios, etc., que pueden alterar la función del sistema vestibular.


 

Valor diagnóstico de las pruebas vestibulares

El valor diagnóstico de las pruebas vestibulares se basa en que determinan el estado de la función vestibular (diagnóstico funcional), si ésta es normal o muestra alteraciones o deficiencias relacionadas con los síntomas por los que consulta el paciente y si dichos síntomas son susceptibles de mejorar mediante diversos  tratamientos (p.e. rehabilitación vestibular).

 

Además, las pruebas vestibulares localizan la lesión (diagnóstico anatómico) en el sistema vestibular (p.e., laberinto, nervio vestibular, estructuras vestibulares cerebrales) y junto con las pruebas complementarias contribuyen a identificar  la causa de dicha lesión (diagnóstico causal o etiológico) y a que su tratamiento sea lo más específico y eficaz posible.