Sordera y vértigo
Linkedin de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Slide share de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Twitter de Sordera y vértigo

Causas frecuentes de vértigo

Introducción

El vértigo puede ser consecuencia de lesiones a los diferentes niveles del sistema vestibular: laberinto, nervio vestibular, centros vestibulares cerebrales.

 

Son causas frecuentes de vértigo:  

 

Infecciones

Traumatismos cráneo-encefálicos

Alteraciones del riego sanguíneo

Medicamentos ototóxicos

Tumores

Enfermedades neurológicas

Factores genéticos o familiares

Causas múltiples y/o desconocidas

Vértigo psicógeno

 

 

Infecciones

Las infecciones  víricas (catarro) y bacterianas (otitis), pueden extenderse al laberinto y/o al nervio vestibular dando lugar a laberintítis, neuritis vestibular o neurolaberintítis (lesión mixta del laberinto y del nervio vestibular). 

 

Las infecciones son causas frecuentes de vértigo tanto espontáneo (p.e.: neuritis vestibular), como provocado por cambios de posición de la cabeza (p.e.: vértigo posicional paroxístico benigno - VPPB -).  

 


Traumatismos

El vértigo postraumático es  una de las secuelas más frecuentes asociadas a traumatismos de cabeza y cuello y a barotraumas (trauma del oído por acción de la presión ambiental en el CAE como explosiones, por cambios de la presión intracraneal producidos por algunos esfuerzos, etc).

 

Los traumatismos cráneo-encefálicos (TCE) producen vértigo a menudo, ya sea en forma de vértigo espontáneo prolongado o persistente (p.e.: fractura laberíntica), o en forma de vértigo provocado posicional (p.e., vértigo posicional paroxístico). El vértigo pueden producirlo también ruidos intensos y cambios de presión transmitidos al oído interno (p.e.: dehiscencia del canal semicircular superior). 

 

Mas información en Mareo y vértigo > Causas frecuentes de vértigo > Vértigo postraumático

       


Alteraciones del riego sanguíneo

Las alteraciones del riego sanguíneo pueden producir vértigo como consecuencia de lesiones a nivel laberíntico, a nivel cerebral, o bien de lesiones mixtas a ambos niveles.

 

Alteraciones del riego sanguíneo como la insuficiencia de riego cerebral y las asociadas a la migraña, son causa frecuente de episodios de  vértigo, generalmente con algún síntoma neurológico asociado (p.e.: alteraciones del campo visual, visión doble).

     


El infarto de oído interno en pacientes con factores de riesgo de enfermedad vascular (p.e. hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes, etc.), suele producir vértigo espontáneo duradero o prolongado, generalmente con pérdida de audición asociada. 


Medicamentos ototóxicos

Son aquellos que pueden dañar el oído interno (órganos de la audición y/o del equilibrio), dependiendo también de la predisposición individual y de enfermedades que dificultan su eliminación (p.e.: enfermedades renales).  

 

Los fármacos aminoglucósidos (estreptomicina y gentamicina) son los que con más frecuencia producen mareo de origen ototóxico que inicialmente puede adquirir la forma de vértigo y que posteriormente suele afectar a ambos laberintos manifiestándose como desequilibrio. 

 

Más información en Sordera>Ototoxicidad


Tumores

Aunque no son causa frecuente de mareo, los tumores deben tenerse en cuenta en casos con vértigo y/o desequilibrio, acúfenos y/o hipoacusia unilateral progresiva.

 

Los neurinomas del nervio acústico son los tumores que con más frecuencia se relacionan con dichos síntomas, debiendo excluirse con los métodos diagnósticos adecuados (resonancia magnética cerebral).

 


Enfermedades neurológicas

A veces el vértigo puede estar producido por enfermedades neurológicas, en cuyo caso se acompaña de síntomas relacionados con ellas (p.e., visión doble, temblor en las extremidades, acorchamiento de la cara o de partes del cuerpo, parálisis facial, etc.).

 

La epilepsia, la esclerosis múltiple, enfermedades cerebrales degenerativas (p.e., atrofias cerebrales y cerebelosas) y algunos tumores cerebrales, son algunas causas de origen  neurológico que pueden producir vértigo y alteraciones del equilibrio. 

 
 

Factores genéticos o familiares.

El mareo en cualquiera de sus formas, con o sin síntomas auditivos asociados, puede ser consecuencia de factores genéticos o familiares que están presentes al nacer con o sin  malformaciones del oído asociadas, o que pueden desarrollarse después del nacimiento.

 

Las alteraciones genéticas más frecuentes, sin malformaciones asociadas y que se manifiestan tardíamente están relacionadas con: alteraciones metabólicas (p.e., otoesclerosis), causas múltiples o desconocidas (p.e., enfermedad de Menière), alteraciones vasculares (p.e., migraña), tumores (p.e., neurofibromatosis) y alteraciones neurológicas (p.e., enfermedades degenerativas del cerebelo, ataxias familiares).


Causas múltiples o desconocidas

Algunos síndromes vertiginosos frecuentes pueden estar producidos por más de una causa e incluso ésta ser desconocida. La enfermedad de Meniére es una de las que con más frecuencia produce  episodios repetidos de vértigo y aunque su mecanismo puede ser de origen congénito, inflamatorio o traumático, en la gran mayoría de los casos su origen es desconocido.

 

El vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) es la forma más frecuente de vértigo provocado y de vértigo en general, se relaciona con traumatismos craneales, infecciones víricas (catarros), alteraciones del riego sanguíneo (insuficiencia vértebro-basilar), cirugía otológica, largas convalecencias en cama, etc., pero en alrededor de la mitad de  de los casos su origen es desconocido. 


Vértigo psicógeno

El vértigo o mareo psicógeno se caracteriza por sensaciones inespecíficas, que pueden ser descritas como cabeza vacía, flotar, inseguridad, incertidumbre, dificultad para concentrarse, tener rara la cabeza, a veces giros dentro de la cabeza o de la misma cabeza (no de objetos del entorno), sensación de que el suelo se mueve bajo los pies,hipersensibilidad al movimiento de uno mismo o de los objetos del entorno, sensaciónde no ser uno mismo, miedo a salir a la calle, a perder el control, etc.Dichos síntomas pueden aumentar o desencadenarse en entornos con estímulos visuales complejos como grandes superficies (p.e., centros comerciales) o al realizar actividades que requieren una atención visual continuada (p.e., trabajo ante un ordenador). Dichas sensaciones se acompañan a veces de respiración entrecortada, suspiros frecuentes, sudoración, palpitaciones, hormigueo y/ o temblor en las extremidades.

 

Sus causas suelen estar relacionadas con estrés, tensión emocional, ansiedad y depresión. Estos procesos pueden ser causa o consecuencia de mareo, de manera que pueden provocarlo o mantener síntomas crónicos tras un proceso médico transitorio (p.e., vértigo de origen laberíntico). Su tratamiento varía desde el uso de psicoterapia a tratamientos farmacológicos dependiendo de la causa concreta, que a menudo diagnosticamos y tratamos en colaboración con psicólogos y psiquiatras.