Sordera y vértigo
Linkedin de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Slide share de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Twitter de Sordera y vértigo

Mecanismos que alteran la función vestibular

Introducción

Los  mecanismos que alteran la función vestibular son causa frecuente de vértigo y pueden producirse por lesiones localizadas en sus órganos periféricos (laberinto y nervio vestibular), en sus centros nerviosos cerebrales (tronco cerebral, cerebelo y corteza cerebral), o a nivel de sus mecanismos motores de respuesta (médula espinal, sistema neuromuscular).

 

Las manifestaciones clínicas mas frecuentes de las alteraciones de la función vestibular se caracterizan por una relación de síntomas y signos que constituyen el síndrome vertiginoso.

 

Síndrome vertiginoso

El síndrome vertiginoso se produce a menudo por la disminución brusca de actividad de uno de los laberintos. La señal vestibular resultante de la desigualdad entre ambos lados produce a nivel de la corteza cerebral una sensación de movimiento del entorno en forma de giro que realmente no existe (señal vestibular errónea) y que por tanto, es incongruente con la información de los sistemas visual y somatosensorial que indican reposo.

 

Ello da lugar a un conflicto sensorial entre dicha información y la almacenada en el cerebro a lo largo de experiencias previas produciendo una sensación de movimiento rotatorio continuo del entorno denominada vértigo. La desigualdad de la actividad entre ambos laberintos se trasmite a la vías nerviosas oculomotoras y de la médula espinal, produciendo respectivamente movimientos oculares en vaivén denominados nistagmo e inestabilidad corporal o desequilibrio. Si la señal anormal es intensa puede llegar a activar el centro cerebral del vómito produciendo naúseas y vómitos.

 

El vértigo junto con el nistagmo, el desequilibrio y las naúseas o vómitos constituyen el síndrome vertiginoso, cuyas características pueden variar en relación a la causa y mecanismos desencadenantes del mismo.