Archivo de la etiqueta: Oído

La pérdida de audición puede atenuarse o prevenirse.

Pérdida de audición
Pérdida de audición

 

 

 

 

Centro de Prensa

Nota para los medios de información

Más de 360 millones de personas padecen pérdida de audición discapacitante, según las nuevas estimaciones mundiales de su prevalencia publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una de cada tres personas mayores de 65 años afectada 

A medida que la población mundial envejece, son cada vez más las personas que padecen pérdida de audición. Una de cada tres personas mayores de 65 años (165 millones de personas en todo el mundo) tienen pérdida de audición. Si bien la pérdida de audición relacionada con el envejecimiento puede paliarse con audífonos, no se fabrican los suficientes como para cubrir las necesidades.

«La producción actual de audífonos satisface menos del 10% de las necesidades mundiales. En los países en desarrollo, la proporción de personas que llevan audífono es de menos de una por cada 40 que lo necesitan», señala la Dra. Shelly Chadha, del Departamento de Prevención de la Ceguera y de la Sordera de la OMS. «La OMS está considerando la transferencia de tecnología como medio para fomentar el acceso a los audífonos en los países en desarrollo.»

Infecciones del oído y enfermedades infecciosas

Otros 32 millones de afectados por pérdida de audición son niños menores de 15 años. La principal causa de dicha discapacidad son las infecciones del oído, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos. Según la revisión más reciente de los estudios disponibles hecha por la OMS, la mayor prevalencia de pérdida de audición discapacitante se observa en Asia Meridional, Asia-Pacífico y África Subsahariana.

Algunas enfermedades infecciosas como la rubéola, la meningitis, el sarampión o la parotiditis pueden originar pérdida de audición. La mayoría de ellas pueden prevenirse mediante vacunación. Entre otras causas comunes cabe señalar la exposición al ruido excesivo, los traumatismos craneoencefálicos o del oído, el envejecimiento, causas genéticas, problemas durante el embarazo o en el momento del parto (como la infección por citomegalovirus o la sífilis) así como la utilización de medicamentos que pueden dañar al oído.

La mitad de los casos pueden prevenirse

«Aproximadamente la mitad de los casos de pérdida de audición pueden prevenirse fácilmente, y muchos pueden tratarse si se detectan precozmente y se efectúan las intervenciones adecuadas, como la colocación de implantes auditivos. Además, las personas con pérdida de audición pueden recibir capacitación en el lenguaje de signos y apoyo social.»

La OMS alienta a los países a que creen programas de prevención de la pérdida de audición en sus sistemas de atención primaria de salud que incluyan la vacunación infantil contra el sarampión, la meningitis, la parotiditis y la rubéola, la detección y el tratamiento de la sífilis en las embarazadas y el diagnóstico y tratamiento precoces de la pérdida de audición en los lactantes.

 

Terapia con células madre para la sordera

Nueva terapia con células madre para tratar la sordera

Es para nosotros un motivo de satisfacción difundir esta noticia de la publicación del investigador Marcelo Rivolta en relación a un tema de máximo interés en el campo del tratamiento de la sordera, que ya nos avanzó en nuestro II  Simposio Internacional sobre “Detección, diagnóstico y tratamiento precoz de la sordera en la infancia” que celebramos en Madrid en mayo del 2011. Dr. Antonio Denia Lafuente.

 

II Simposio Internacional. Detección, diagnóstico y tratamiento precoz de la sordera en la infancia

 

 Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC)

Científicos de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) han desarrollado un nuevo tratamiento para algunos defectos de audición a partir de células madre embrionarias humanas, de las que han conseguido obtener tanto neuronas auditivas como células ciliadas. El trabajo muestra cómo estas células obtenidas en el laboratorio reemplazan a las dañadas una vez trasplantadas en jerbos con pérdida de audición.

Curar-la-sordera-con-celulas-madre_image_380

Una neurona auditiva derivada de células madre repuebla la cóclea de un jerbo sordo. Las células humanas son las coloreadas en verde. El color rojo es un marcador de diferenciación neuronal. Imagen: Marcelo Rivolta, Universidad de  Sheffield.

Un estudio de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) presenta un protocolo para conseguir células auditivas a partir de células madre embrionarias humanas. Durante la investigación, que ahora se publica en Nature, los científicos trasplantaron con éxito estas células en jerbos con pérdida de audición.

El argentino Marcelo Rivolta, uno de los autores, declara a SINC que las células madre “tienen la ventaja de que se pueden mantener en cultivo por muchísimo tiempo, lo que nos da una fuente prácticamente inagotable para producir células del oído a demanda”.

El trabajo se ha centrado en el tratamiento de la neuropatía auditiva, en la que se ven afectadas las células del nervio auditivo. A diferencia de otros tipos de sordera que afectan a las células ciliadas, en este caso lo que está alterado es el impulso nervioso y no la recepción del estímulo sonoro, y por eso los implantes cocleares no son efectivos.

El siguiente paso es estudiar si sería posible combinar este método con un implante coclear:

“Hoy en día el implante de cóclea reemplaza en parte la funcionalidad de las células ciliadas, pero cuando el daño ocurre en el nervio auditivo, es poco o nada lo que se puede hacer por el paciente”, señala Rivolta.

La nueva técnica se probó en jerbos, ya que, según Rivolta, “son un buen modelo de audición, pues en este sentido son más parecidos al ser humano que, por ejemplo, el ratón”. Los científicos trasplantaron las células auditivas en animales que habían sufrido daño en el nervio. Las nuevas reemplazaron a las neuronas perdidas, se reconectaron y mostraron una recuperación funcional significativa.

Para generar estas células auditivas a partir de células madre los investigadores desarrollaron “un método que intentaba copiar lo que pasa durante el desarrollo normal del organismo. De esta manera se pudieron obtener células progenitoras óticas para después convertirlas en neuronas y células ciliadas”, apunta Rivolta.

Para el investigador, el siguiente paso es “estudiar si sería posible combinar este método con un implante coclear, además de saber si la recuperación se puede mantener en el tiempo, ya que hasta ahora el seguimiento realizado ha sido de tres meses”, y apunta también que se necesitarán “varios años más de investigación antes de que la técnica sea aplicable a humanos”, aunque asegura que haber demostrado que es posible la reparación del oído usando células madre es un avance muy importante.

Referencia bibliográfica:

Wei Chen, Nopporn Jongkamonwiwat,  Leila Abbas,  Sarah Jacob Eshtan,  Stuart L. Johnson,  Stephanie Kuhn,  Marta Milo,  Johanna K.  Thurlow,  Peter W. Andrews, Walter Marcotti,  Harry D. Moore,  Marcelo N. Rivolta.  “Restoration of auditory evoked responses by human ES-cell-derived otic progenitors”.  Nature. doi:10.1038/nature11415

 

Alarmante aumento de la hipoacusia en jóvenes

Este estudio no fue diseñado para averiguar las causas de la hipoacusia (pérdida de la audición), se observa una mayor prevalencia en chicos que en chicas así como en jóvenes de familias con pocos recursos económicos.

Alarmante aumento de la hipoacusia en jóvenes
Alarmante aumento de la hipoacusia en jóvenes

El Dr. J. Shargorodsky y sus colaboradores del Brigham and Women’s Hospital de Boston, publicaron el 18 de agosto de 2010 en el Journal of the American Medical Association, los resultados de un estudio sobre la prevalencia de la pérdida auditiva en adolescentes de Estados Unidos de 12 y 19 años de edad. El estudio revela que la prevalencia de la pérdida de audición aumentó alrededor de un 30% en un grupo de 1.771 adolescentes evaluados en el periodo de 2005 a 2006, en comparación con otro grupo de 2.928 evaluados de 1988 a 1994. Además, 1 de cada 5 adolescentes presentaban pérdida auditiva en el periodo de 2005 a 2006.

Los autores concluían que “se necesitan más estudios para determinar las razones de este aumento y para identificar los factores de riesgo potencialmente modificables para prevenir el desarrollo de la pérdida auditiva”.

Sordera